No abrirá México la frontera sur ante la situación con EU

México pondrá en marcha algunas alternativas de apoyo a extranjeros en situación migratoria irregular, pero no abrirá su frontera sur.

La ley, indicó la Secretaría de Gobernación (SG), marca el cumplimiento de un control migratorio, especialmente por razones de seguridad, por lo que no sería viable modificar el mecanismo por razones políticas o por venganza hacia el nuevo gobierno de Estados Unidos.

“En otras ocasiones se ha apreciado una frase severa: ‘México le hace el trabajo sucio a Estados Unidos’… Gente seria nos ha propuesto que, ante la falta de cooperación (del vecino del norte), nuestro país descuide la frontera sur, pero ello no sería viable por razones legales, humanas y de prevención del delito.

México sostiene que la migración debe ser ordenada, porque una situación caótica sólo da espacio a las bandas criminales dedicadas al tráfico de personas, especialmente a la ruta más peligrosa, hacia Tamaulipas. Entonces, hay razones que no nos colocarían en la posición de una venganza hacia Estados Unidos, pese a que Donald Trump ha prometido radicalizar la seguridad en su frontera, dijo en entrevista el subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la SG, Humberto Roque Villanueva.

México registró en 2016 cerca de 190 mil migrantes irregulares, de los cuales devolvió a 78.1 por ciento, casi todos procedentes de tres países de Centroamérica: Guatemala, Honduras y El Salvador, que en conjunto representaron 80 por ciento del total de extranjeros presentados en dicha situación.

La repatriación es ágil para los ciudadanos de Centroamérica, principalmente. El año pasado México devolvió a 93 por ciento de este grupo, no así a los extranjeros originarios de otras naciones y continentes, muchos de los cuales gozaron de salvoconductos y apoyos diversos.

Por ejemplo, el país registró en sus estaciones migratorias a 4 mil 364 cubanos y sólo repatrió a 609 de ellos; de Haití reportó el ingreso de 4 mil 575, pero devolvió apenas a 26, y en cuanto a los asiáticos la relación es 4 mil 875 por 155, respectivamente.

El caso más relevante en este sentido es el de los africanos. El flujo extraordinario y sin precedente de personas de ese continente fue de 16 mil 564, de los cuales repatrió a 42.

Para los 4 mil 44 africanos y haitianos varados hoy día en la frontera norte mexicana, en su intento por cruzar y ser aceptados en Estados Unidos, Gobernación propone ofrecerles una especie de visa humanitaria con derecho a trabajo por un año.

Igualmente, promete reforzar los esquemas para regularizar a extranjeros en situación irregular; ampliar las tarjetas para visitantes y trabajadores guatemaltecos y beliceños regionales (en frontera sur), así como mejorar el análisis de las solicitudes de refugio, especialmente para el resto de los centroamericanos sin beneficios.

También, mejorar las condiciones de registro, presentación, estancia y devolución de estas personas.

En enero pasado el total de presentados ante el Instituto Nacional de Migración fue de 12 mil 50 extranjeros, esto es, 501 más que en el mismo mes del año anterior.

Tanto autoridades como organizaciones civiles nacionales e internacionales advierten del aumento de este flujo, debido al endurecimiento de la política migratoria del gobierno de Donald Trump.

Sin embargo, Gobernación no tiene en mente modificar las reglas domésticas, como medida de presión ante los cambios en el vecino país, como lo han propuesto diversos sectores.

paréntesis

Leave a Reply

Your email address will not be published.